Actualidad

Notícias, ideas, pensamientos y reflexiones para re(inventar) la comunicación

Verificar no es fácil

per | 22/03/2022 | Comunicación, General | 0 comentarios

El senador norteamericano Hiram Johnson dijo hace casi cien años que la primera víctima de la guerra es la verdad; y probablemente nunca como hasta ahora esta frase adquiere todo el sentido, aunque haya sido reproducida en todos los conflictos bélicos desde la Primera Gran Guerra Mundial. Hace tiempo que vimos como desaparecían las marcas que nos permitían discernir qué era verdad o mentira y hoy, con conflictos como el de Rusia y Ucrania, resulta casi imposible saber qué información es buena o cuál ha sido manipulada; no en vano tenemos al frente a dos monstruos de la manipulación, Putin y Zelensky, que podrían ofrecernos una master class sobre cómo utilizar la comunicación en beneficio propio.

Según el experto en comunicación no verbal José Luis Martín, Vladimir Putin transmite ira y menosprecio, mientras que Zelensky comunica desamparo y tristeza, sabiendo que las personas venimos de fábrica con el gen de ayudar al prójimo cuando vemos una situación de inferioridad; y cada uno de ellos rema a favor de reforzar su imagen con miles de contenidos que nos llegan cada día por todos los medios y canales posibles.

Nunca sabremos a ciencia cierta si el hospital materno infantil de la ciudad de Mariúpol fue bombardeado en pleno funcionamiento, era un cuartel militar o había sido vaciado hacía meses y ocupado por milicias. Esta es la realidad en medio de la crueldad de una guerra. No sabemos nada cierto ni tenemos posibilidades de saberlo, teniendo en cuenta que los dos gobiernos tienen a su servicio las capacidades infinitas de manipulación de las redes sociales y de unos periodistas que ya solo pueden cubrir las guerras desde pequeños detalles, porque en realidad no saben nada de lo que sucede o saben solo aquello que quieren hacerles saber.

Más allá del sentido crítico hacia el hecho violento de la guerra y de sus consecuencias, hemos de ser capaces de aplicar capacidad analítica, filtros y críticas a toda la información que se genera y se difunde, con independencia de si es del bando bueno o del malo. En esta guerra estamos viendo sin filtros la cara más chapucera de la comunicación y todas las capacidades de manipulación que hay a su alrededor; y a pesar de las simpatías que puedan generar los invadidos frente al invasor, debemos entender que ambos tienen en sus manos capacidad infinita para generar contenidos adaptados a todas las sensibilidades y a favor de unos determinados intereses.

Solo nos queda el consuelo de saber que, con los años, podremos analizar fenómenos comunicativos como el de la guerra entre Rusia y Ucrania; como hemos podido analizar, a posteriori, las barbaridades comunicativas de un loco llamado Donald Trump. Pero mientras dure la guerra, debemos poner en cuarentena la mayoría de los contenidos que circulan y que acaban reproduciendo medios de comunicación de todo el mundo. Verificar en medio de la batalla no es fácil.

0 Comentarios

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias

Las newsletter como herramienta de comunicación

Las newsletter como herramienta de comunicación

Información y ventas se confunden muy a menudo Que levante la mano quien no recibe diariamente en su cuenta de correo electrónico alguna newsletter ya sea informativa o de producto. Es evidente que cada mañana cuando abrimos la tapa del ordenador y activamos nuestra...

Twitter