Actualidad

Notícias, ideas, pensamientos y reflexiones para re(inventar) la comunicación

Comunicación verbal y no verbal

per | 5/10/2021 | Comunicación, Comunicación estratégica, General | 0 comentarios

Angela Merkel, la canciller alemana que lo ha sido durante 16 años y que ahora deja de serlo, se ha convertido no solo en una de las mujeres más influyentes de la historia reciente sino en uno de los líderes mundiales más destacados de los últimos tiempos. Sus habilidades de comunicación verbal y no verbal han influido, y mucho, en esta imagen como líder. Una imagen de fortaleza, firmeza y seguridad que le ha sido reconocida por doquier, más allá de posicionamientos políticos e ideológicos.

Ha construido esta imagen de la cabeza a los pies sin estridencias, de forma natural: el peinado, la manera uniformada de vestir con chaqueta, pantalones y zapatos planos, el llamado gesto de diamante con sus manos, la postura rígida al hablar, la neutralidad y claridad en la exposición de sus ideas, un discurso pausado y tranquilo… Una imagen coherente tanto en expresión verbal como no verbal.

Hoy, a pesar de los nuevos formatos y nuevos modelos de comunicación y la velocidad vertiginosa que estos imponen, existen principios básicos de la comunicación que no deberíamos aparcar. Uno es que el lenguaje verbal y el no verbal siguen siendo claves en el proceso de comunicación.

La comunicación verbal y la no verbal son complementarias y no podemos dejarlas al azar. Ninguna de las dos. Debemos preparar ambas. Porque se alimentan mutuamente para dotar al mensaje de un significado más amplio y hacerlo más comprensible. También, porque ante una sociedad basada cada vez más en la imagen, lo que se ve de alguien termina siendo a menudo lo que se acaba comunicando.

Cuando se prepara una intervención, la que sea, solemos centrar nuestros esfuerzos en preparar de manera detallada aquello que queremos decir. Debemos hacerlo. Primero, para realmente decir alguna cosa y no un simple bla, bla, bla, y después, porque es evidente que una explicación bien preparada siempre llega mejor a la audiencia.

Ahora bien, cuando preparemos la intervención también debemos tener presente que tan importante es “qué se dice” como “el cómo se dice”. El tono de voz, el volumen, la velocidad, la inflexión, la proyección del cuerpo, los gestos… Todo cuenta.

Y con el incremento de las comunicaciones online, lo que decimos es fundamental, pero cómo lo decimos adquiere un valor superior cuando delante no tenemos físicamente a nuestros interlocutores.

Un ejemplo del siglo pasado nos ayuda aún hoy a explicar la importancia de este “todo cuenta”. El 26 de septiembre de 1960 tuvo lugar el primer debate electoral televisado de la historia, el de John F. Kennedy y Richard Nixon en la televisión americana, con unos 70 millones de espectadores. Los que siguieron el debate por televisión mayoritariamente consideraron a Kennedy como ganador, mientras que los que lo hicieron por radio se decantaron por Nixon.

El debate argumental no fue agresivo. Podría decirse que se trató de una conversación distendida en la que ninguno de los dos mostró interés por profundizar en temas delicados. Entonces, ¿dónde estuvo la diferencia? Nixon apareció sin maquillar – no quiso – y vestía un traje gris que en una tele en blanco y negro le difuminaba. Kennedy, sin embargo, cuidó su aspecto hasta el último detalle y, además, lo acompañó con un lenguaje corporal que denotaba seguridad y serenidad.

El debate marcó el camino de la victoria de Kennedy en las elecciones y Nixon, consciente de ello, acabó reconociendo la importancia de dejarse aconsejar por un experto en imagen, un productor de televisión en aquel momento. “Confiad plenamente en vuestro productor de televisión”, dijo.

¡Atención! No lo fiemos ahora todo única y exclusivamente a la imagen. Si después de una intervención solo queda eso de “no sé qué ha dicho, pero lo ha dicho muy bien”, pues tampoco habremos logrado el objetivo.

Preparémoslo todo. Qué queremos decir y cómo lo queremos decir. Para ello, resulta altamente recomendable dejarse aconsejar y guiar por profesionales y expertos.

0 Comentarios

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias

Las newsletter como herramienta de comunicación

Las newsletter como herramienta de comunicación

Información y ventas se confunden muy a menudo Que levante la mano quien no recibe diariamente en su cuenta de correo electrónico alguna newsletter ya sea informativa o de producto. Es evidente que cada mañana cuando abrimos la tapa del ordenador y activamos nuestra...

Twitter