¿Y el sector turístico qué?

¿Y el sector turístico qué?

Por el 29/04/20 en Comunicación, COVID-19, General | 0 comentarios

Probablemente, el sector turístico, entendido com el sector del alojamiento, la restauración, el comercio y la oferta de ocio, será de lejos el más afectado por la pandemia, entre otras cosas porque es el que más impacto directo tiene en la economía del país. No olvidemos que la afectación real de esta crisis global abarca la totalidad de sectores económicos y sociales, pero el turismo es, sin lugar a dudas, uno de los más representativos.

No sólo las limitaciones impuestas a consecuencia del virus implican un torpedo en la línea de flotación del sector turístico. También, su capacidad de comunicarse y de ejercer de polo de atracción en un entorno de precaución absoluta determinará su éxito o su fracaso. Un ejemplo claro de esto, lo encontramos en aquellos casos donde ya se han anunciado los planes por parte de los establecimientos para hacer frente a esta situación. Así, el hotel de lujo VP Plaza España Design en Madrid, ha anunciado que hará test de coronavirus a sus clientes. Esto, que puede parecer positivo a primera vista como medida de protección, puede convertirse en un freno a la hora de elegir este establecimiento, porque difícilmente resulta atractivo alojarse en un hotel que puede parecer más un hospital que un alojamiento con encanto .

El equilibrio entre informar sobre todas aquellas medidas de protección necesarias y el concepto de oferta turística o de alojamiento, será determinante en las próximas semanas para animar a la población a mantener una cierta actividad turística. En el momento que esta balanza se rompa se puede romper también el deseo de consumir oferta.

La comunicación será determinante

Otro de los aspectos a tener en cuenta en la comunicación de la oferta turística será explicar muy bien los servicios reales que encontrará el cliente y dentro de estos servicios todo aquello que implique un signo de identidad diferenciador del resto de la oferta. Si todo el mundo ofrece lo mismo y todo el mundo dice lo mismo, nuestras propuestas quedarán diluidas y no despertarán un interés real. Un símil lo encontraríamos en la avalancha de muestras de solidaridad que hemos podido ver a lo largo de estas semanas, especialmente con el sector sanitario, por parte de todo tipo de empresas y organizaciones. Aquellas que han sido capaces de ofrecer un compromiso social diferente y aquellas que han sido ágiles y por tanto las primeras en comunicarlo, quedarán en la memoria del ciudadano, del resto nadie recordará nada.

En esta misma línea el sector turístico en general no se puede estar quieto esperando que alguien dé el pistoletazo de salida para saber si abre, si abre a medias o si no abre. En este periodo de desconcierto y desde el punto de vista de la comunicación, también es muy importante hacer dos cosas concretas: por un lado, mantener el contacto y el vínculo con los diferentes interlocutores, tales como clientes, proveedores, empleados … Y por otro, no dejar de comunicar a pesar de que todavía no podamos abrir. Es un momento ideal para explicar qué actuaciones se están llevando a cabo en la adaptación de las instalaciones, qué servicios se quieren incorporar, qué medidas se quieren tomar, qué oferta podremos encontrar en unas semanas o en unos meses.

El escritor austriaco Peter Drucker, experto en gestión de organizaciones decía que «el principal peligro en tiempos de turbulencia es actuar con la misma lógica que antes». El sector turístico en general no puede seguir pensando que hará las cosas como las ha hecho siempre, debe cambiar, debe ser mucho más ágil y sobre todo, debe comunicar mejor.

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.