¿Qué hacemos con los e-mails? 

¿Qué hacemos con los e-mails? 

Por el 9/03/20 en Comunicación, General | 0 comentarios

En la vida hay dos clases de personas: las que contestan a los correos electrónicos y las que no.
Entre las primeras, las hay quiénes contestan, además, en un tiempo razonable, aportan información clara y además lo hacen con educación. A estas hay que cuidarlas porque sin duda son una especie en extinción. Son valiosísimas en cualquier empresa u organización y diría que imprescindibles para quienes nos dedicamos a esto de la comunicación.
Entre las segundas encontramos tres subgrupos:
– las que son muy importantes y no dan abasto a contestar correos
– las que se creen muy importantes y solo contestan a ciertos correos de ciertas personas
– las que se creen muy importantes y presumen de no contestar a los e-mails
Establecer relaciones profesionales con cualquiera de los tres subgrupos es sumamente complicado porque es similar a intentar entablar una conversación con una puerta cerrada o un móvil sin cobertura.
Con el primer subgrupo a veces se encuentra un atajo: hacer llegar el mensaje a través de su secretaria, assistant o persona de confianza. A mod0 de ‘mensajero del zar’. Aún así, dificulta enormemente la tarea.
Y con los otros dos, no solo resulta agotador si no incluso desagradable.
Eso sí, el día que sean ellos quienes precisen de respuesta a un correo electrónico, y ese día siempre llega … quizás serán los demás, los que se han quedado en la bandeja de entrada, quienes estén fuera de cobertura.

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.