Cuando el influencer supone quedarnos a medio camino

By on 11/02/19 in General | 0 comments

Los que ya llevamos muchos años en el mundo de la comunicación sabemos que las modas en este ámbito tienen una rápida implementación y que a menudo se quedan sólo en un gesto. El ejemplo más reciente lo encontramos en lo que ahora todos llaman influencers, ya sean internos o externos. La mayoría de compañías se ha lanzado a poner en marcha planes de influencers para seleccionar empleados o interlocutores externos que ayuden a difundir y posicionar una imagen correcta de sus organizaciones. El coste de esta complicidad suele ser alto y resulta muy difícil de mantener. En el caso de los influencers externos, se añade el hecho de que el resultado no siempre es el esperado.

Todos los empleados son potenciales medios de comunicación

Los que creemos de verdad en la comunicación interna estamos convencidos que los verdaderos influencers de una empresa son, de entrada, todos sus empleados y, evidentemente, aquellos clientes que hayan alcanzado un grado de satisfacción óptimo. Hoy, cualquier empleado es un medio de comunicación, un líder de opinión y una fuente de información en potencia y renunciar a su implicación en la comunicación y difusión de contenidos y valores de una organización es tanto como renunciar a la propia comunicación .

No se trata pues de seleccionar a unos sí y a otros no. Se trata de trabajar para conseguir que todos tengan un grado excelente de implicación y de convencimiento para que voluntariamente se incorporen como agentes activos de la comunicación corporativa. El error está en pensar que recibiendo información bastará, que explicándoles cosas ya basta, sin embargo, no es así. El empleado debe sentir realmente que forma parte de la organización y que, en consecuencia, tiene voz y voto en determinadas decisiones estratégicas, que puede participar en el día a día de la empresa y que se tendrán en cuenta sus opiniones .

Programa de capacitación comunicativa

Ahora bien, una política participativa en el marco de la comunicación interna tampoco es garantía de implicación en la difusión de contenidos y en el posicionamiento de una organización, hay un paso más que nosotros llamamos programa de capacitación comunicativa.

Se trata de que nuestros empleados asuman y conozcan el papel relevante de la comunicación y de la reputación en la continuidad de las empresas y que al mismo tiempo tengan capacidades específicas tanto en el ámbito digital como en el ámbito offline para ejercer de lo que realmente son, los verdaderos portavoces de una organización. Pensar sólo en seleccionar un grupo de influencers es quedarnos a medio camino.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *