Actualidad

Notícias, ideas, pensamientos y reflexiones para re(inventar) la comunicación

Coronas a prueba de reputación

per | 22/03/2021 | Comunicación estratégica, Comunicación institucional | 0 comentarios

Siempre he defendido que la reputación no tiene la misma resistencia según el producto, la marca, la empresa, la persona o la organización, por el simple hecho de que una cosa son las percepciones ciudadanas y otra bien distinta es la persistencia de estas personas, productos, marcas o empresas en el tiempo. Nos puede parecer que, visto lo visto, en las últimas décadas, monarquías como la británica o la española ya no deberían existir tras los múltiples escándalos vividos y de los cambios sociales que se han producido, pero siguen estando donde estaban a pesar de la pérdida de credibilidad, de confianza o la inestabilidad permanente en la que viven.

De hecho, el mejor ejemplo de cómo algunas organizaciones, personas o productos son inmunes a la reputación, lo encontramos en la política, donde, a pesar de que el cúmulo de casos de corrupción, siguen vivos partidos o formaciones que en justicia deberían haber sido borrados de los resultados electorales.

Las redes sociales son otro ejemplo de esta resistencia a los embates de la reputación. Muy a menudo, vivimos incendios online donde parece que el mundo se acaba y que esa persona, marca, producto o empresa ya nunca más volverá a flotar y, en cambio, siguen manteniendo su actividad e incluso las cifras de su popularidad , de su aceptación o de su negocio.

Lo vimos con aquel escándalo del pasajero expulsado de un avión de American Airlines, que despertó el rechazo y el enojo de medio mundo por las malas maneras y por una práctica que más allá de los Estados Unidos es difícil de entender en el resto del mundo. ¿Qué pasó? Nada, absolutamente nada, American Airlines no ha perdido ni el mínimo porcentaje de cuota de mercado, porque una cosa es la temperatura de las redes social y otra bien distinta que la gente deje de volar (excepto en tiempos de pandemia, claro).

¿Resistirán las monarquías inglesa y española?

Entonces, se tiene que preocupar la monarquía inglesa o la española de estos tiempos de turbulencias? Sí y no. Es probable que su resistencia a una mala reputación tenga un blindaje mayor que otras marcas o productos pero, cuidado, que el desgaste existe y a base de picar piedra, y al final la piedra desaparece.

La conclusión que podemos extraer es que la reputación tiene diferentes niveles de resistencia en función de cuál es el objeto que la posee, pero en todos los casos esta resistencia acaba cediendo y el mundo está lleno de marcas, empresas, organizaciones y personas que han visto como la pérdida de reputación también implicaba la desaparición de su actividad.

Si volvemos al ejemplo de las monarquías, un gesto de empatía podría suponer años de vida en su reputación. La tendencia, sin embargo, de estas instituciones que se consideran inmunes, es siempre la misma, cerrarse como un mejillón y esperar a que la tormenta pase. Gran error de estrategia, salir, afrontar el problema, aterrizar, mostrar humildad y en algunos casos, reconocer el error, ayudaría a mantener el blindaje.

Está claro que algunos prefieren pensar que su blindaje es imposible de traspasar. Tiempo al tiempo.

Noticias

Estrenamos página web

Estrenamos página web

Empezamos el año cumpliendo objetivos con el estreno de nuestra nueva página web. Ya hacía algún tiempo que teníamos ganas de renovarla, pero nunca acabábamos de encontrar el momento. Finalmente, lo hemos conseguido y nos encanta el resultado. Una de las...

Twitter