Reflexiones veraniegas

Reflexiones veraniegas

Por el 27/07/20 en Comunicación, COVID-19 | 0 comentarios

A las puertas de las esperadas vacaciones, que no por extrañas no serán igualmente vacaciones, podríamos reflexionar con calma sobre el cambio de paradigma que estamos experimentado y que, a la vuelta, deberemos de tener muy en cuenta a la hora de planificar la comunicación de empresas e instituciones:

  • Tenemos que convivir con la incertidumbre y, por tanto, ir adaptando los planes, las acciones y los mensajes a un contexto extremadamente cambiante.
  • Los flujos de información han de ser ágiles y rápidos, tanto internos – para mantener informados a los trabajadores – como externos ya que el tiempo de espera de un periodista ante una demanda de información es casi cero.
  • Ya no basta con enunciar un propósito si no que hay que actuar en base a él, es decir, hablar con hechos y no con palabras.
  • Tenemos que ser empáticos y “humanizar” las empresas e instituciones más que nunca; debemos tejer complicidades y, en la medida de nuestras posibilidades, aportar nuestro grano de arena a la emergencia sanitaria y social que tenemos.
  • Los discursos largos, grandilocuentes y vacíos de contenido ya no sirven, en un contexto de crisis, debemos hablar claro y de forma sencilla, aportando datos y si es posible ejemplos reales.
  • Apostemos por ver la botella medio llena, por difícil que sea el contexto, nuestros públicos están saturados de mensajes negativos y necesitan poder tomarse un respiro. Seamos proactivos en dar a conocer ‘buenas noticias’, por pequeñas que sean.
  • Seamos agradecidos, reconozcamos y felicitemos públicamente a quienes han logrado un éxito para nuestra empresa o institución así como a aquellos quienes- perteneciendo o no a nuestra empresa- estén trabajando en favor del bien común.
  • Rompamos definitivamente el paradigma yo-mi-me-conmigo muy vigente en una época de cuantiosas ganancias empresariales y burbujas especulativas y centrémonos en el nosotros-nuestro-contigo, tan necesario en este momento.
  • Y comencemos este nuevo paradigma con los de casa, es decir, con nuestro equipo, porque, parafraseando a @FerranRamonC “los equipos que funcionan se basan en relaciones personales que funcionan”.

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.