Por qué la comunicación también es para las pequeñas empresas

Por qué la comunicación también es para las pequeñas empresas

By on 22/09/15 in Comunicación, General | 0 comments

Las pequeñas empresas y negocios no deben quedar al margen de la aplicación de estrategias de comunicación que hasta ahora parecían sólo al alcance de las grandes compañías e instituciones. Los responsables de un pequeño negocio, empresa o tienda, también deben ser conscientes de la importancia de comunicar. Y por qué deberían comunicar:

  • Debemos comunicar para explicar quienes somos
  • Debemos comunicar por explicar qué hacemos
  • Debemos comunicar por explicar cómo lo hacemos
  • Debemos comunicar por explicar por qué lo hacemos
  • Y, finalmente, debemos comunicar para generar confianza

Renunciar significa desaparecer ante la competencia y dejar de contar para clientes y usuarios. Significa perder oportunidades, y esto se traduce en menos ventas, menos clientes, menos reputación, menos valoración y menos conocimiento de nuestra empresa, producto o servicio.

Atribuyen al político y científico estadounidense Benjamin Franklin la frase: «Bien hecho es mejor que bien dicho.» Seguramente tenía parte de razón, sobre todo si se tiene en cuenta que lo dijo en el siglo XVIII, cuando comunicarse era otra cosa. Pero la comunicación ha cambiado más durante los 15 años que ya han pasado del siglo XXI que durante los dos siglos que nos separan de la época de Franklin.

Ahora, ya no basta con hacer las cosas bien, también hay que hacerlo saber. Y esto vale para negocios y empresas de todos los tamaños y sectores. Es un error pensar que hay que tener unas determinadas características para poder gestionar la reputación de un negocio; para posicionarlo en su ámbito geográfico; para intentar que sea un referente; para mejorar las relaciones con los clientes, proveedores, trabajadores o colaboradores.

Afortunadamente, los cambios en el mundo de la comunicación han puesto al alcance de todos un amplio abanico de soluciones competitivas para hacer saber lo que hacemos. Y no se puede dejar pasar esta oportunidad con falsas excusas. Las pequeñas empresas no se pueden amparar en el pretexto de falta de recursos, ya sean económicos, materiales o humanos, para no comunicar quiénes son y qué hacen.

Pero tampoco se pueden amparar en la excusa de que no necesitan que nadie les diga qué deben hacer en materia de comunicación porque, dicen, ya lo saben. De lo que se trata a la hora de comunicar es de tener unos objetivos claros. Y a partir de ahí hay que definir la estrategia de comunicación más adecuada tanto por la situación como por las posibilidades de cada uno. Pero esto que puede parecer tan fácil de decir no se puede realizar desde el desconocimiento.

Desde el negocio más pequeño al más grande necesita un buen asesoramiento, y asesoramiento significa seguir los consejos de una persona experta. La comunicación corporativa o empresarial no es cosa de aficionados pero tampoco es un ámbito restringido a unos cuantos privilegiados.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *