¿Necesitan las organizaciones un código de uso de redes sociales para sus trabajadores?

¿Necesitan las organizaciones un código de uso de redes sociales para sus trabajadores?

By on 24/09/19 in Comunicació interna, Reputación | 0 comments

En un mundo interconectado en el que, en muchas ocasiones, la opinión de las personas anónimas es mucho más valiosa que la de las organizaciones y sus portavoces oficiales, las redes sociales ofrecen una oportunidad única. Para aprovecharla, sólo es necesario que las organizaciones tomen conciencia de la importancia de dar voz a todas y cada una de las personas que en forman parte. Una voz que, nos guste o no, no sólo se dejará oír en el ámbito profesional y en canales oficiales. Hoy, gracias a las redes sociales, la voz de los trabajadores de una organización también está presente en sus perfiles personales y, si no la gestionamos correctamente, la reputación de nuestra organización puede verse seriamente perjudicada.

El valor de las opiniones de los empleados

No hay nada peor que un empleado criticando su empresa o con comportamientos en las redes sociales contrarios a los valores de su organización. Todos conocemos el caso de los trabajadores de Domino’s Pizza despedidos por publicar un vídeo en Youtube haciendo acciones desagradables mientras preparaban una pizza o, más recientemente el caso de un trabajador de Primark de Palma de Mallorca que publicó imágenes ofensivas en Facebook. Pero tampoco hay nada mejor que un empleado hablando bien de su empresa – con naturalidad y con sus propios códigos- y su voz puede ser una ayuda inestimable en momentos de crisis.

¿Por qué un código de comportamiento en redes sociales?

Para bien o para mal, los trabajadores tienen perfiles personales y la mejor manera de evitar sustos imprevistos es disponer de un código de comportamiento recomendado en  redes sociales. Este código debe informar de la política de redes corporativa, de sus objetivos, de las normas a seguir por parte de los trabajadores que se identifican como empleados de la organización a sus perfiles personales, qué contenidos se pueden publicar y cuáles no, cuál debe ser el tono de las publicaciones y qué comportamientos deben evitarse, entre otros.

De este modo, todos los trabajadores tendrán los conocimientos necesarios para una gestión responsable de sus perfiles personales y evitarán conversaciones inadecuadas o improcedentes. Y al mismo tiempo, el código de comportamiento en redes sociales empoderarà los empleados y los motivará a compartir los mensajes de la organización con responsabilidad.

Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes algunos códigos de comportamiento en redes sociales de ejemplo:

Generalitat de Catalunya

– Hospital Sant Joan de Déu

– New York Times

Adidas

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.