En comunicación, no todo vale

En comunicación, no todo vale

By on 8/10/19 in Comunicación, General, Periodismo, Tendencias | 0 comments

No nos cansamos de repetir que una de las tendencias que más están cambiando el mundo de la comunicación es el hecho que las opiniones de los empleados tienen más impacto en la reputación de las compañías que las de los portavoces oficiales. Un ejemplo más de ello, son las recientes declaraciones de la azafata de vuelo Jamila Hardwick en el programa de televisión Inside Edition. Según ella, no es recomendable pedir café ni té en los vuelos comerciales y recomienda utilizar toallitas desechables para limpiar las bandejas del avión por cuestiones de higiene.

La reputación del sector aéreo en juego

Ante estas declaraciones, seguro que más de uno se lo pensará más de dos veces antes de pedir un café durante un vuelo o apoyar cualquier objeto en la bandeja del avión. No sólo eso, la reputación de todo el sector aéreo se verá perjudicada por las declaraciones de esta azafata de vuelo americana. Sin importar si estas prácticas están extendidas a todas las compañías aéreas o no.

Para dar más fuerza y veracidad a su testimonio, Hardwick fue entrevistada en el estudio Air Hollywood de Los Ángeles. En este estudio hay un set donde se graban escenas de aviones para cine y televisión. El espectáculo está servido. Tenemos una azafata de vuelo, un avión de cartón piedra, un programa de televisión y unas declaraciones con recorrido mediático.

Y de esta forma, una persona que dice ser azafata, pero que rehusa identificar la compañía para la que trabaja, consigue impactar de lleno en el prestigio del sector aéreo.

¿Jamila Hardwick es una fuente fiable?

Pero, ¿qué sabemos de Jamila Hardwick? ¿Cuántos años tiene como azafata de vuelo? ¿En qué compañías ha trabajado? ¿Es una buena profesional? ¿Se han contrastado y comprobado las afirmaciones de Hardwick? ¿Por qué ha denunciando tales prácticas ante las cámaras? ¿La mueve algún interés particular?

Inside Edition no tuvo en cuenta ninguna de estas preguntas porque la respuesta para ellos, como para su audiencia, no era relevante. Simplemente, habían encontrado a una azafata de vuelo con una historia creíble que podía darles juego. ¡Y vaya si se lo ha dado!

Asistente de vuelo, creadora de contenido y Vlogger

Las recomendaciones de Hardwick, aspirante a influencer y conocida como Jamila Lynn en redes sociales, se volvieron virales y en pocas horas ya habían dado la vuelta al globo. Curiosamente, la azafata de vuelo no es tan anónima como parece. Tiene una cuenta de Youtube con casi 13,9 mil suscriptores y una cuenta privada de Instagram en la que se presenta como Asistente de vuelo, creadora de contenido y Vlogger.

Sin conocer si los consejos de la azafata son ciertos o no, ciertamente, tal y como las relata, parecen prácticas creíbles. Pero ello no significa que necesariamente lo sean. Y aunque sea nadar contra corriente, hoy más que nunca, los profesionales de la información y la comunicación deberían contrastrar sus historias y no limitarse a buscar su viralidad. Nos jugamos mucho como para no hacerlo. Y nunca deberíamos olvidar que en comunicación, no todo vale.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *